Vigilancia Clínica (C2)
Materiales para la evaluación local
 
Protocolo componente II: Fortalecimiento de la vigilancia clínica
Introducción

La vigilancia de la salud es una función esencial de la Salud Pública, a partir de la cual se debe obtener información actualizada y oportuna relacionada a al proceso salud enfermedad atención (PSEA). Tiene diferentes categorías de análisis: socio-demográfica (la estructura, la dinámica y sus determinantes socioeconómicos), epidemiológica (observación continua y sistemática de la ocurrencia y distribución de problemas de salud, los factores de riesgo y protección seleccionados) y sanitaria (características y desempeño de los sistemas de salud, evolución de las políticas y programas sanitarios). Su propósito es brindar información que permita colaborar en la toma de decisiones necesarias tendientes al control y la prevención, evaluación de programas y comunicación en salud.
Así, a través de la Vigilancia de la Salud se conforman redes de información en las que se recopila, analiza e interpreta en forma sistemática y continua datos específicos sobre el PSEA. A su vez se evalúan resultados de intervenciones para ser utilizados en la planificación, gestión, ejecución y evaluación de las prácticas y programas de Salud Pública.
El componente de Vigilancia Epidemiológica tiene como propósito el seguimiento de determinados eventos seleccionados a nivel poblacional o de grupos específicos, con la finalidad de intervenir precozmente en su control y prevención. De esta forma, aportar conocimientos integrales para la planificación, ejecución y evaluación de las acciones de salud.
En nuestro país en el año 1960 se sancionó la ley N° 15465 de “Régimen legal de las enfermedades de notificación obligatoria”, la cual fue reglamentada cuatro años después. Según esta ley están obligados a notificar: a) El médico que asista o haya asistido al enfermo o portador o hubiere practicado el reconocimiento del mismo o de su cadáver; b) El médico veterinario, cuando se trate, en los mismos supuestos, de animales; c) El laboratorista y el anatomo-patólogo que haya realizado exámenes que comprueben o permitan sospechar la enfermedad. En este marco legal se incluye a todos los médicos, más allá del subsector donde se desempeñen. A partir de esta legislación y las periódicas actualizaciones, se han establecido eventos a vigilar (ENO´s), con distintas estrategias de vigilancia, modalidad y periodicidad de la notificación.
El Ministerio de Salud de la Nación ha impulsado el fortalecimiento de la vigilancia de la salud a través de la implementación del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS). Dicho sistema integra las estrategias vigilancia clínica, laboratorial, unidades centinela y de programas específicos a través de una plataforma web, montada en Internet para la llegada de información on-line a diferentes centros decisores. Esta red virtual se conforma a través usuarios habilitados en todo el país. Permite tanto la notificación de los distintos eventos, como el análisis sistemático y rápido de la información disponible.
Es importante recalcar que al inicio de su implementación uno de los objetivos fue tener centros informatizados en todas las provincias y establecimientos de salud. El mismo se encuentra estructurado en nodos, los cuales pueden serlo al contar con personal capacitado en epidemiología básica, una persona responsable del mismo, usuario propio, manejo del programa on-line y del generador de consultas off-line. Con posterioridad, y luego de dos instancias de evaluación cada 3 a 5 años, se fueron incorporando otros “nodos” a la red de vigilancia pero sin hacer constar estos aspectos. Como consecuencia, actualmente los nodos corresponden a establecimientos donde se carga, consolida, sistematiza, analiza y difunde la información de la vigilancia. Si bien no todos los nodos efectúan una tarea periódica de análisis y difusión de la información, cada vez son más los que lo hacen, logrando por medio de esta retroalimentación, mejorar la calidad de los datos.
En el SNVS notifican distintos tipos de establecimientos: centros de salud, puestos sanitarios, hospitales, centros privados y de prestaciones en salud, laboratorios, organización escolar, municipios, ONG, etc.

Este sistema está compuesto por distintos niveles: local, zonal, provincial y nacional. Tienen aspectos comunes, pero también cada uno tiene distintas responsabilidades y funciones, los cuales deben ser contemplados al momento de desarrollar la evaluación de los atributos del sistema.
Cada nodo es alimentado con información que surge de los equipos de salud en forma directa o a través de lo proporcionado por otros establecimiento de la red asistencial sanitaria. Por lo tanto cuando se evalúan nodos, se evalúan las características más básicas y primordiales del sistema de información generado desde los equipos de salud a través de circuitos no informatizados.


Antecedentes de la vigilancia epidemiológica de enfermedades respiratorias agudas.

La vigilancia de las infecciones respiratorias agudas (IRA) en Argentina se realiza a través de diferentes estrategias. Las Enfermedades Tipo Influenza (ETI), también conocidas como Gripe o Síndrome Gripal, las Neumonías (ambulatorias e internadas) y las Bronquiolitis en menores de dos años forman parte de los Eventos de Notificación Obligatoria (ENO) por parte de los efectores de salud públicos, privados y de la seguridad social. Además, y como parte del Reglamento Sanitario Internacional, en el país se vigilan eventos de importancia internacional vinculados a infecciones respiratorias como el Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS) o la Influenza humana por nuevo subtipo de virus.
La estrategia de vigilancia clínica implica la recolección sistemática de los casos registrados por los médicos de los pacientes que atienden, en los distintos efectores de salud, en una planilla (resumen de casos) conocida como “consolidado C2”, que incluye también los datos de los libros de guardia y la información de los pacientes internados. En esta C2 se registran los eventos de dos maneras diferentes, por un lado, agrupados por edades (eventos que requieren acciones colectivas de control y que en tienen una alta incidencia como diarrea, ETI, accidentes), por el otro se registran otros eventos de manera individual con datos mínimos (edad, sexo, lugar de residencia, entre otros) de los eventos que requieren acciones individuales de control y que generalmente se presentan en un número muy inferior de casos. La información de la hoja o consolidado “C2” es incorporada al sistema en los distintos nodos del módulo C2 del SNVS. Esto permite al nivel local, provincial y nacional conocer la magnitud de los problema que ha sido registrado y notificado por los diferentes efectores. Este sistema ha logrado diferente grado de desarrollo respecto de su sensibilidad, oportunidad y cobertura. Se han alcanzado muy buenos indicadores de cobertura en el subsector público, con buena sensibilidad y una oportunidad que mejora con el tiempo.
A partir del año 2007 comenzó la implementación oficial en todo el país del Módulo de Vigilancia Laboratorial del Propuesta Protocolo componente II: Fortalecimiento de la vigilancia clínica
manera paulatina, se fueron incorporando distintos laboratorios virológicos a la notificación de pacientes estudiados y resultados obtenidos de manera semanal. En el año 2009 más de 70 laboratorios de todo el país informaron virus respiratorios en el SIVILA.
Por otra parte, durante la pandemia se definió una estrategia de vigilancia por laboratorio de todos los sospechosos de Influenza A (H1N1) pandémica. La misma se utilizó como plataforma para la notificación y para la referencia y contrarreferencia virtual de muestras y resultados entre los distintos niveles el SIVILA-SNVS. Hasta la fecha, y desde el comienzo de la pandemia, se han notificado en el SIVILA 28858 fichas con información de tiempo, lugar, persona y resultado de laboratorio que informó en tiempo real sobre los resultados de cada uno de los casos estudiados permitiendo tomar acciones de prevención y control de manera oportuna y localizada.
Es de destacar que Argentina tiene, desde 1985, tres laboratorios considerados NIC (Centros Nacionales de Influenza por sus siglas en ingles), el Instituto de Enfermedades Infecciosas (INEI); el laboratorio que se encuentra ubicado en el Instituto Nacional de Epidemiología (INE Jara), ambos son de la Administradora Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS Carlos Malbrán); y el Instituto Vanella de la Universidad de Córdoba. Todos ellos son reconocidos integrantes de la red mundial de vigilancia de Influenza promovida por la OMS (FluNet).