n Autoridades Comité científico revisor del documento
 

Presentación

I. Introducción


II. Objetivos

III. Situación epidemiológica de la rabia en Argentina

IV. Vigilancia epidemiológica


V. Medidas de prevención

VI. Medidas de control

VII. Tratamiento Antirrábico humano

VIII.  Métodos eutanásicos

IX. Evaluación del programa

X. Bibliografía

XI. Anexos
(planilla de remisión  de muestras, planilla de control de foco, informe mensual sobre actividades para el control de rabia)

Evolución histórica
En la década del sesenta, la República Argentina presentaba una compleja situación con doce provincias con transmisión de rabia canina, sumándose en la década siguiente una nueva provincia.

Es en el año 1976 cuando la enfermedad adquiere mayor magnitud y gravedad con 19 casos de rabia humana y 5573 casos de rabia animal. A raíz de tal situación se fortalece el Programa de Control de Rabia tomando medidas de intervención basadas en vacunación masiva de animales, eliminación de reservorios sin dueño y sin control, vigilancia epidemiológica y educación para la promoción de la salud. Por otra parte, cabe destacar que la enorme merma en la casuística se debió principalmente al control efectuado en la provincia de Buenos Aires que constituía más del 95% de la casuística nacional. Se logró entonces reducir en el período 1988-1997 a tres las provincias afectadas, presentando ya para el período 1998-2006 brotes en las provincias de Jujuy y Salta. En esta última provincia desde el año 2005 no se registran casos de rabia canina (ver mapa Nº 1).

Rabia Humana
En la República Argentina, el último caso de rabia humana trasmitida por perro se registró en 1994 en la provincia de Tucumán. En el año 1997 se notificó un caso por la variante murciélago (Desmodus rotundus) en la provincia de Chaco y en la provincia de Corrientes en el año 2001 se registró el último caso humano debido a un accidente por mordedura infectante a virus rábico de murciélago (Desmodus rotundus).

Rabia canina
La rabia canina adquiere especial importancia pues el perro es el principal reservorio. La tendencia en el número de casos entre los años 1993 y 2006 demuestra una reducción progresiva en el número de casos desde 1993 hasta el año 2002, con aumento en el número de casos en el 2003, éste último a expensas de un brote de rabia canina en la capital de la provincia de Jujuy. Los últimos tres años (2004 a 2006) no superan los casos esperados en relación al último quinquenio. Ver gráfico N°1.

Factores de riesgo y Tenencia Responsable de los animales:
El mejoramiento sustancial de la situación epidemiológica de la rabia en estos lugares, la influencia de factores sociales, políticos y económicos y una marcada valoración de los derechos individuales en detrimento de una armónica convivencia social urbana ha generado una situación problema caracte-rizada por:
Disminución de la percepción popular del riesgo de contraer la enfermedad.
Registro de miles de accidentes de mordeduras, de las cuales un importante número son de grave-dad, con secuelas psicofísicas, producidas mayormente por caninos sin contención de sus dueños.
Importante subregistros de mordeduras en general.
Elevado número de población canina estimada, más de 1500 por Km cuadrado, en zonas urbanas densamente pobladas, considerado de alto riesgo.
Elevado índice de relación hombre/ perro (4 a 1), considerado de alto riesgo.
Constante aparición de casos de rabia en murciélagos.
Importante casuística de rabia en países limítrofes (Bolivia, Paraguay, Brasil).
Vigilancia epidemiológica no acorde a los estándares internacionales.
Disminución de la cobertura vacunal animal (perros y gatos) en áreas de riesgo.
Desinformación acerca de las labores que realizan las instituciones de lucha contra las zoonosis y su importancia para la Salud Pública.
Falta de difusión nacional del documento y concepto de la Tenencia Responsable de los Animales.

Rabia en otras especies
El gráfico N°2 muestra la distribución de casos de rabia animal en el período 1995-2006. Se observa un aumento del 75% de casos de rabia paresiante en bovinos en el año 2006 comparando con el año 2005. La tendencia de rabia en murciélagos se muestra en ascenso en los últimos 10 años a pesar de la disminución de casos en el período 2004-2006. La serie de casos de rabia en otras especies domésticas (equinos, ovinos, porcinos) y en especies silvestres muestra una tendencia estable y con un diagnóstico menor comparado con el resto. Ver gráfico 2